Vivienda en alquiler, una necesidad creciente en España.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

En España desde siempre hemos tenido un alto sentimiento de la propiedad privada en lo que a vivienda se refiere. Actualmente, esto está cambiando y nos empezamos a asemejar algo a la cultura Europea en cuando a la forma de vivir. Los jóvenes ya no quieren hipotecarse, no quieren comprometerse con una vivienda y decidir según las circunstancias de cada momento dónde fijan su residencia. Este sentimiento no sólo sucede con la vivienda, es una nueva forma de vida, por esto tampoco quieren comprar un coche existiendo otras opciones como renting o el carsharing.

Actualmente en España los hogares se distribuyen en 24% alquilados y 76% en propiedad, cuando la media de los hogares en alquiler de la zona Euro está 6 puntos por encima, existiendo previsiones de que lleguemos a tener un 40% de los hogares en alquiler. Cada punto porcentual supone aumentar 180.000 viviendas disponibles, por lo que aumentar 16 puntos, supone tener necesidad de mucha vivienda.

El último censo que se publicó con datos de la vivienda en España data de 2001, y entonces había 3,4 millones de viviendas vacías, de las cuales se estimaba que un 25% no eran aptas para habitar y por lo tanto para alquilar. Las mayores bolsas de vivienda vacía no se encuentran en las zonas con mayor demanda, encontrándose en zonas destinadas a segundas residencias y en un porcentaje muy alto no siendo coincidentes con lo que los inquilinos demandan en cuanto a tipología, calidades, etc. Otra gran bolsa de la vivienda vacía se encuentra principalmente en manos de particulares que no quieren arriesgarse a poner su inmueble en alquiler, estando finalmente una pequeña cantidad de estas viviendas vacías en manos de grandes inversores y en proceso de venta.

Por otra parte, en los últimos años no se ha invertido ni en vivienda social para disponer de stock suficiente para atender a las capas más vulnerables, ni en vivienda protegida para dar acceso a la vivienda a un precio más asequible.

Por lo que irremediablemente tendremos que recurrir a construir edificios para destinarlos a alquiler (Build To Rent), y a profesionalizar un sector que actualmente se encuentra mayoritariamente en manos de particulares y pequeños propietarios/ahorradores, pasando a existir, como en el resto de Europa, grandes propietarios con identidad propia, con necesidades de rentabilidad muy contenidas y con la intención de permanecer durante muchos años en este mercado. Lo importante es disponer de un stock de vivienda suficiente, que cubra las muy diferentes necesidades de la demanda.

Aquí la regulación va a ser muy importante, ya que necesitamos dar seguridad a este tipo de inversor, para desarrollar, equilibrar y dar estabilidad a las necesidades del mercado, pensando tanto en promociones de obra nueva destinadas a alquiler, como en carteras de viviendas atomizada. También será muy importante la colaboración público-privada, mediante la cesión de suelo para la explotación de alquileres a precio asequible y la implicación pública en la creación o subvención de un parque de vivienda social que dé solución a las familias más vulnerables.

Lo que es claro, es que nos esperan unos años de fuerte crecimiento, y de una profunda transformación tanto en el sector del alquiler como en la manera de entender la forma de vivir.

CONTACTA

Si tienes cualquier consulta o sugerencia no dudes en ponerte en contacto con nosotros, te responderemos  a la mayor brevedad.